Ayuntamiento

Cieza, 120 años como referente de los orígenes del hormigón armado en España

Cieza.es | 22 de febrero de 2021 a las 11:10

La apertura al tránsito del paso elevado de Los Prados tuvo lugar en un tramo de carretera sobre el kilómetro 407 de la línea de ferrocarril de Albacete a Cartagena, el 21 de febrero de 1901, momento en que se tomó la fotografía. En ese mismo instante se convertía en la primera aplicación de hormigón armado sobre una infraestructura férrea en España. Salvando el desnivel de unas vías, la construcción sustituyó una obra en mal estado de vigas de madera apoyadas en estribos de fábrica. Ciento veinte años después, el puente sigue ahí, y seguirá existiendo durante mucho más tiempo a pesar de que se encuentra deteriorado y en desuso.

"Con seis metros de luz libre, siete de longitud y y 3,40 de ancho total, el nuevo paso de hormigón armado se construyó con cuatro vigas paralelas de diez centímetros de ancho y treinta de canto sobre las que se colocaron placas de cinco centímetros de espesor, utilizadas como encofrado para la losa de siete centímetros de hormigón", explica la ficha redactada por el Ministerio de Fomento para su museo virtual, que contiene la colección de maquetas 'Los orígenes del hormigón armado en España (1893-1936)'. En un trabajo a escala 1:20 posee unas medidas de 40x120x60 centímetros (alto/espesor, largo y ancho.

La información detalla lo siguiente: "En torno a 1898 José Eugenio Ribera empezó su colaboración con la casa Hennebique, con la que realizó sus primeras obras en hormigón armado: edificios públicos, industriales y, por supuesto, puentes. En los comienzos se decantó por la tipología de puentes de viga, especialmente indicada para pequeñas luces, que empleó en numerosos pasos de caminos vecinales y en pasos superiores de ferrocarril. De 1899 data su colaboración con Ramón Peironcely, ingeniero de la Compañía de Ferrocarriles MZA, para la que proyecto y construyó varios puentes del sistema Honnebique. Entre los primeros figura el de Cieza".

Elaborada por el taller de maquetas Jorge Queipo Sociedad Limitada, la reproducción denominada 'Paso elevado de Los Prados sobre el ferrocarril en Cieza' muestra la organización característica del hormigón armado empleada por Honnebique, con las barras longitudinales unidas mediante platabandas, tanto en las vigas como en las losas. El ejemplo de Cieza comparte protagonismo con otras maquetas incluidas en esta colección como el puente de María Cristina sobre el río Urumea en San Sebastián, el puente de San Miguel sobre el río Isuela en Huesca o el puente de Golbardo sobre el río Saja en Reocín (Cantabria).

Algo que quizá no todos sepan: unas horas antes de su inauguración oficial tuvo lugar una serie de pruebas de carga tal y como recoge el trabajo de investigación titulado 'Primera aplicación de hormigón armado sobre vía férrea en España: el paso de Los Prados en Cieza', escrito por Manuela Caballero González y publicado en el numero 25 de la revista 'Andelma' que edita el Centro de Estudios Históricos Fray Pasqual Salmerón. Para ello, y utilizando una amplia documentación sobre este asunto, el texto reproduce algunos fragmentos del acta oficial conservada en el Archivo Histórico Ferroviario.

"Estacionado el carro en el centro del puente se observó en la flecha un aumento de milímetro y medio (...) Se procedió después a descargar totalmente el tramo, comprobándose que al quitarse las cargas volvió el tramo a su posición primitiva, desapareciendo por completo la flecha observada. Y habiéndose cumplido de modo enteramente satisfactorio las condiciones marcadas en el proyecto () el ingeniero del Gobierno autorizó la apertura del tramo al tránsito público, redactándose la presente acta que suscriben los firmantes en Cieza a 21 de febrero de 1901", concluye el texto. Testimonio gráfico de ese momento es la foto publicada en 'Cieza 100 años en imágenes' (Vol. II).

Hubo un tiempo en que los avances tecnológicos despertaban asombro y admiración. "Es un sistema que revolucionará la construcción", escribía un periodista en 1892 sobre la patente de hormigón armado registrada por F. Hennebique en Francia y Bélgica. Seguramente pocas personas se emocionarían ante una infraestructura construida con este nuevo sistema. Pero el pequeño puente elevado en Cieza no era un puente cualquiera. En realidad, tampoco estaban los asistentes a la inauguración en un simple acto más, sino llevando a cabo una prueba de carga sobre un nuevo material que cambiaría el mundo a lo largo del recién estrenado siglo XX.

La segunda fotografía (Archivo Regional de Murcia) no fue publicada en el reportaje de 'Andelma' y da una idea del desarrollo de las obras antes de la apertura al tránsito del paso elevado. "En la llamada Revista de Obras Públicas, que aporta más datos sobre el puente de Cieza, como que el tramo se ejecutó sin tener que interrumpir el paso de trenes", apunta Caballero. El citado proyecto fue redactado en Madrid el 31 de julio de 1899. Esta obra recibió a lo largo de su uso público un mantenimiento adecuado para que su vida se prolongase. Textos como este deben ayudar a divulgar el patrimonio, dar a conocer sus valores e impulsar su protección para las generaciones venideras.