Ayuntamiento

Los ciezanos perpetúan la tradición de ofrecer una misa a la Virgen del Buen Suceso con ocasión de su festividad

Cieza.es | 10 de septiembre de 2020 a las 21:56

Aunque muchas costumbres de Cieza son visibles por doquier a lo largo de los 365 días del año, otras se han disuelto en el vasto mar de la vida moderna. Aun así, existe la determinación de preservar cuantas costumbres y tradiciones se pueda en estos tiempos tan inciertos marcados por la pandemia. La prioridad es indudablemente el 8 de septiembre, festividad de la Virgen del Buen Suceso. En cualquier caso, para los ciezanos devotos de su patrona la experiencia continúa siendo la misma a pesar de las circunstancias: asistir al oficio religioso en la basílica de la Asunción, donde la sagrada imagen permanece custodiada debido a la suspensión de la romería tras las lluvias torrenciales del año pasado.

La misa en honor a la Virgen del Buen Suceso, eucaristía arropada por la música del coro parroquial, dejó este martes en la basílica de la Asunción una de las más emotivas ceremonias que se recuerdan en la festividad de la Natividad de la Virgen María. Antes de que comenzase la función religiosa tuvo que controlarse el acceso de fieles a la iglesia, al haber quedado el aforo limitado a unas cien personas por las consecuencias de las medidas sanitarias impuestas por la pandemia. A las puertas se quedaron algunas personas, para los que tuvo una mención especial el sacerdote José Antonio García, quien presidió la misa concelebrada en el altar mayor engalanado para la ocasión por Antonio Jesús Yuste Navarro. 

La Junta de Hermandades Pasionarias de Cieza certificó ayer, de nuevo, el poder de convocatoria de esta celebración religiosa tejida musicalmente por las voces del coro de la iglesia de la Asunción. El acto que más se vio afectado es la ofrenda floral a la patrona de Cieza, que era agasajada por hermandades, autoridades municipales y vecinos en general. Cabe recordar que, como ya anunciaran los responsables del cabildo ciezano, este año se decidió suspender la ofrenda floral con el fin de evitar la propagación del corponavirus. Como consecuencia de ello, tan solo se mantuvo el culto mariano al que no faltaron los más devotos que, a pesar de la situación sanitaria, llenaron los espacios dispuestos para la eucaristía.

Durante la homilía, García se dirigió a la Virgen María, en el día de la fiesta de su nacimiento: "Hoy estamos en la antesala de esta historia: el nacimiento de la Virgen. Y por ello al Señor pedimos en la oración que nos conceda unidad para caminar juntos y paz en el corazón". También insistió en el mensaje de paz que, remarcó, va totalmente ligado a la fe cristiana, como esencia de la propia fe. El consiliario de la JHP también aludió a la virtudes morales de Nuestra Señora: "Su humildad, que la hace considerarse 'sierva del Señor', al mismo tiempo que era designada su Madre: 'Dijo entonces María: He aquí la esclava del Señor, hágase en mí según tu palabra'".

A la misa celebrada a las ocho de la tarde asistieron el alcalde de Cieza, Pascual Lucas; el presidente de la JHP, Joaquín Gómez, y representantes de la Corporación Municipal, entre otros. El oficio religioso estuvo enmarcado en los actos y cultos conmemorativos de la Santísima Virgen del Buen Suceso Coronada organizados por el cabildo ciezano. Para los días 19 y 20 de septiembre se mantiene vigente el resto del programa, mientras no se comunique lo contrario. Así, el sábado 19, a las 20.00 horas en la basílica de la Asunción, función religiosa y vigilia a la Virgen del Buen Suceso, con la colaboración de la Asociación Adoración Nocturna. Para el domingo 20, también a la misma hora y en el mismo templo, santa misa.