Ayuntamiento

Casa Efe Serrano reabre sus puertas con una exposición de obra gráfica de grandes maestros

Cieza.es | 31 de julio de 2020 a las 12:24

Reabre de nuevo entre nosotros Casa Efe Serrano que nos acerca un poco más al arte contemporáneo. Este verano, pese a la consabida y repetida pandemia, ciezanos y visitantes van a tener su cita obligada con la galería de la calle San Sebastián. Este lugar, en los meses del estío, acostumbra a regalar una exposición muy especial. Y es esa muestra, precisamente, la que sorprende a muchos cuando la visitan por primera vez. Un elemento del universo surrealista de Dalí da la bienvenida: el diván en forma de labios sobre la recreación del homenaje a la actriz Mae West, que se puede ver en Figueras. Que nadie abandone el emblemático edificio del siglo XIX sin hacer un alto en la tienda.

Una pequeña sala llena de luz, situada a la izquierda del vestíbulo, en la que se expone obra gráfica de reconocidos artistas españoles como si de un salón de casa se tratara. Es la nueva propuesta artística de Casa Efe Serrano de cara a los meses de agosto y septiembre, en la que, además, se puede disfrutar de esculturas increíblemente maravillosas, que han sabido combinar la colección, revistiéndola con un aire muy particular. Un escenario en el que el público puede admirar las obras y optar por comprar alguna de ellas. Todo un mercado del arte con el marchamo de máxima calidad. Espacio reducido, pero no agobiante, donde impera el cristal, la madera y el color blanco, con ventana a la calle y un bellísimo enrejado. Poco más de una treintena de metros cuadrados para exhibir a Antoni Tàpies, Manolo Valdés, Antonio López, Luis Gordillo, Miquel Barceló o Antonio Suárez. No es fácil ofrecer una propuesta artística en estos tiempos tan convulsos, pero la propietaria de la galería lo hace con el bagaje de experta muy fogueada desde que, en 1998, pusiera en marcha este proyecto cultural.

Una vida abriendo las puertas de su casa a los artistas más variopintos del panorama actual. Esa ha sido la misión de Francisca Serrano, que hace hace las veces de galerista, comisaria y perfecta anfitriona a la hora de explicar las características de las obras a los espectadores. Ante el visitante despliega una suerte de piezas de arte y le guía en la búsqueda de los trazos que a él le fascinan, es decir, esos lienzos que emocionan y sacuden el alma. Todo su carácter vital resumido en una sentencia: "Mi dedicación al arte va más allá de un trabajo, se trata de una necesidad casi física. Porque más que un trabajo es un descubrimiento interior". Ricardo Martínez es el alma mater en la trastienda de esta galería, cuyas paredes atesoran casi un cuarto de siglo de historia. Alaba su "capacidad" de trabajo y para "elegir" los artistas adecuados a la hora de realizar un montaje. Es, además, "una persona muy inquieta con una gran curiosidad en la experimentación artística". Ambos gestionan este ya lugar de culto, en el que trabajan en perfecta sintonía con amigos y colaboradores. Cada exposición, un milagro.